El pasado 12 de diciembre, realizamos con mucha ilusión el evento de presentación de nuestro proyecto Al Final de la Vida, cuyo objetivo principal es derribar tabúes, humanizar y normalizar el proceso de morir para ayudar a que tanto la persona al final de la vida como sus familiares logren abordar de la forma más adecuada posible el proceso de fallecimiento y duelo, promoviendo un cambio cultural que desmitifique la muerte, y logrando una mayor implicación por parte de la comunidad en su atención y cuidado.

Como nos comentó Paola Rivera, Jefa de proyecto, cuando no hay nada que hacer (por la enfermedad), queda mucho por hacer por la PERSONA y su historia vital. Es necesario “tejer una red que integre, apoye y dé cobertura a las necesidades de las personas y las familias, unificando y apoyando las muchas manos y organizaciones que construyen y acompañan, para que sean visibles y puedan llegar a muchos otros”.

Fue un encuentro lleno de ilusión, algunas lágrimas, palabras claras y muchas sonrisas sobre «LA VIDA, al final de la vida», de la mano de expertos sobre el proceso de morir y artistas que encargaron emociones que hicieron vibrar a todos los asistentes

Como mencionó el Dr. Enric Benito, oncólogo experto en cuidados paliativos, sobre cómo acompañar en el final de la vida, es fundamental “ser consciente de lo que está pasando, dar información honesta y sobre todo estar presente, ya que el no hablar de ello solo genera miedos y bloqueos, que incrementan el nivel de sufrimiento tanto del paciente como de las familias”.  El Dr. Enric finalizó su ponencia sobre cuidar en el proceso de morir, reflexionando sobre una intención importante al final de la vida:  ¨Aceptar lo vivido, los gozos y las sombras, rodearnos de quiénes nos quieren, soltar y entregarse a lo pertenecido¨.

La artista de movimiento Lucía Sombras, finalizó su pieza de teatro bunraku y danza butoh ¨Abrazando la muerte¨, acunando a su títere la señora Doña Angustias. Con esta pieza Lucía, nos deleitó emotivamente retratando la vida de una anciana que se enfrenta a morir en soledad, una realidad cada vez más frecuente en nuestra sociedad. Lucía Sombras también coordina desde OMC Radio el proyecto Al final de la vida #conmayorvoz en colaboración con la Fundación Vivo Sano.

Continuó la tarde con la intervención del Dr. Rafael Mota, presidente de la Sociedad Española de Cuidados Paliativos, con quien la Fundación Vivo Sano ha firmado un acuerdo de colaboración. El Dr. Mota nos contó la maravillosa labor que su equipo está desarrollando en Badajoz con el movimiento mundial de Ciudades Compasivas iniciado en Sevilla por New Health Foundation de la cual forma parte. Esta iniciativa, muy alineada con nuestro proyecto, busca una sociedad impulsora del cambio, cuyo eje transversal es la compasión, impulsando redes comunitarias alrededor de la persona enferma y sus familiares.

El Dr. Fidel Delgado, psicólogo clínico y “titiripeuta”, con su monólogo La muerte no es lo que parece, usó el humor para hablar del final de la vida. Con su chaleco salvavidas, nos contaba la importancia de “cerrar, soltar e ir hacia dentro”. También reflexionó sobre que “cuando estamos agobiados y ¨egobiados¨, difícilmente podemos acompañar al otro en su distrés y ansiedad” y sobre la importancia de saberse cuidar para poder cuidar de otros.

La humanización sanitaria siguió como protagonista durante la intervención de Dña. Marisol Martínez, enfermera de la UCI de trauma y emergencias del Hospital 12 de Octubre. Expuso cómo ha evolucionado la atención a los pacientes y las familias en su unidad, desarrollándose programas de humanización en los que la compasión es la principal herramienta a desarrollar por los equipos médicos para mejorar el trato con los pacientes y las familias, y como herramienta fundamental en el autocuidado del personal sanitario.

Por último, el evento finalizó con la interpretación de Dña. María José González, musicoterapeuta de la Fundación Instituto San José, quien nos llevó a un conmovedor viaje hacia “nuestro interior y brillo cálido”, como lo hace con sus pacientes, gracias a su sutil voz y el resonar de las notas de su arpa.

Así clausuró el evento Raúl Vicenzo Giglio, Responsable de Sensibilización y Divulgación del proyecto, invitando a todos los asistentes a unirse a nuestra iniciativa, porque ¨el buen morir es cosa de todos¨.