La mayor parte del tiempo nos referimos a la muerte como un proceso aislado o separado de la vida, sin reconocerla como un proceso biológico y natural igual que el nacimiento.

El médico Jorge Carvajal en el vídeo «El corazón como el lugar de anclaje de la corriente de la vida«, reflexiona sobre cómo en el contexto de la biología, la muerte es una ordenadora de la corriente de la vida y garantiza su diversidad.

«En la vida hay dos orillas que las llamamos muerte y nacimiento, y entre estas dos orillas, hay una corriente continua que llamamos la vida. La vida incluye la muerte, no como dos opuestos, sino como complementarios que van señalando su corriente».