Vivimos en una cultura tanatofóbica, donde no se habla de la muerte, haciendo que no esté presente en nuestro día a día, y que por tanto, tengamos la sensación de que la muerte no existe… este post es una invitación para reflexionar sobre ello.

La vida, la sociedad, la tecnología, todo está cambiando tan rápido que, muchas veces, no nos damos cuenta de ello y con tanta prisa, nos resulta complicado encontrar o generar un espacio donde reflexionar sobre temas como el que nos plantea la conferencia del Dr. Alonso, “Cambios en el lugar y forma de morir”. Aunque confieso que inicialmente pensé: ¿qué quiere decir exactamente este título? rápidamente sentí mucha curiosidad, tenía que verla… y…

Es sorprendente descubrir que la muerte siempre ha sido un tema importante para el ser humano desde el inicio de los tiempos, ya en la época griega contaban con el dios de la buena muerte, que ayudaba a la transición en el proceso de morir, con la ayuda del opio, único analgésico del momento. Desde entonces hasta nuestros días muchas cosas han cambiado, aunque nos seguimos muriendo, se han producido una serie de eventos que nos han separado gradualmente de la muerte.

Una de las razones que propicia nuestra separación con la muerte, es el aumento de la esperanza de vida, ya que esto implica que en la actualidad la muerte sucede normalmente en los mayores, y antes se vivía desde la infancia porque había mucha más mortandad. Esto hacía que la muerte nos acompañara y se la esperaba a cualquier edad, en todos los pueblos, en toda la sociedad… la muerte rodeaba nuestras vidas.

Entradas recientes

Otro aspecto a tener en cuenta, es que antes la gente moría en su casa o en hospicios, si no tenían recursos para morir, los cuales fueron siendo sustituidos poco a poco por hospitales. El hecho de morir en casa, nos hacía estar en contacto directo con todo el proceso cuando alguien moría en nuestra familia. Recuerdo que, en mi infancia temprana, se velaba en casa, (hasta que aparecieron los tanatorios), así que yo comía, jugaba y dormía en la misma casa donde mi familiar había fallecido y era velado durante varios días. Durante esos días , se respiraba el dolor y también se percibía la alegría, al recordar alguna anécdota familiar que incluía al ser querido. Recuerdo sentir gran variedad de emociones en la familia, en las visitas y en mí misma, y recuerdo cómo iban cambiando a lo largo del día… sin duda todo un aprendizaje vital, del que ahora privamos a los niños porque pensamos que les evitamos sufrir… pero este es otro tema.

Hoy en día, 2 de cada 3 personas mueren en el hospital y 3 de cada 4 mueren tras una larga enfermedad. Si preguntamos si preferimos morir repentinamente o tras una larga enfermedad, la respuesta habitual es que preferimos que sea repentinamente, pero el duelo para los que nos quieren, es mucho más difícil cuando la muerte sucede de esta manera.

Es muy interesante y también importante, conocer conceptos como la Adecuación del esfuerzo terapéutico y el facilitar un diálogo entre el paciente y el médico para prepararnos y tener la información clara de la enfermedad y los tratamientos para tomar las decisiones desde lo que necesita la persona que muere y no tanto desde el deseo de perpetuar la vida por encima de todo. También conocer sobre las Voluntades Anticipadas, la Ley de Eutanasia en nuestro país y cómo se echa de menos un diálogo social sobre este tema y un mayor desarrollo de los Cuidados Paliativos en todo el sistema sanitario, dándole así, el significado que realmente tienen, que es de “VIDA” y de vivir lo mejor posible hasta que ésta termina.

El Dr. Alonso hace un recorrido histórico por diferentes conceptos como la muerte, la medicina, los hospitales, los hospices, los death cafés… y la evolución de los mismos, para hacernos entender mejor cómo ha cambiado el lugar y la forma de morir. Sin duda, te recomiendo ver esta conferencia por muchos motivos.

Creo que todos necesitamos reflexionar sobre el final de vida, sobre estos cambios que han llegado y lo que implican en nuestra vida, muerte y sociedad, dando importancia a planificar y comunicar, para vivir mejor hasta el final.

Enlace a la conferencia

Material creado por: Diana Prieto

¡Comparte este Post!