En un proceso de enfermedad avanzada en muchos casos surge la llamada «conspiración de silencio» en la que tanto el propio paciente, los familiares o el equipo médico, deciden no hablar de forma clara y abierta sobre el pronóstico, por querer evitarle al enfermo un mayor sufrimiento o por miedo a enfrentar la realidad.

El Dr. Eduardo Bruera, Jefe del Departamento de Cuidados Paliativos, Rehabilitación y Medicina Integrativa del MD Anderson Cancer Center de la Universidad de Texas de Houston, en el vídeo «Abrirse al diálogo reduce el sufrimiento» nos comparte su opinión sobre cómo el que se abra el dialogo lo antes posible y en las mejores condiciones entre el paciente, la familia y el equipo médico, ayuda a asimilar la situación progresivamente, gestionar el sufrimiento físico y emocional, e identificar las necesidades existentes para afrontar más adecuadamente el final de vida.