Aunque todos sabemos que nos vamos a morir, muchas veces vivimos como si no nos fuera a tocar a nosotros. Y esta negación nos hace sufrir y nos aleja de la realidad.